Default y medio ambiente

Default y medio ambiente

Fotografía perteneciente a Devorando el Amazonas - Greenpeace
Fotografía perteneciente a Devorando el Amazonas – Greenpeace

de Walter Raymond

¿Se puede vender la naturaleza? En todo caso, ¿quién, cómo, a qué valor y con qué beneficio? Para intentar acercarnos a las razones de tanta devastación regional exploramos tres de los grandes emprendimientos extractivos actuales sobre los que estamos trabajando, expansión sojera, mega represas en Patagonia y mega minería con puerto de aguas profundas. Al contrastar sus procesos encontramos una especie de secuencia de hechos que se repite en cada uno de ellos. Encontramos que en el notable desarrollo económico y social de Brasil podría estar la clave de la devastación. Fue entonces que denominamos a aquella secuencia “metodología Brasil”.

Comprendiendo la crisis

Necesitábamos simplificar el fárrago de los procesos económicos, sus crisis y motivaciones para luego poder intentar comprender porque luego de cada crisis nos quedamos con menos naturaleza. Encontramos que las crisis económicas se generan por escasez o falta de recursos económicos que permitan continuar con el circuito producción – consumo. También pudimos comprobar que en algún momento de la crisis los agentes económicos encuentran la manera de resolverla. Proponen salidas y planes a los gobiernos para obtener su apoyo. Esos agentes económicos son los grandes inversores y empresas o conglomerados de empresas con una gran capacidad de inversión y emprendimiento. Una vez dado el impulso inicial este es replicado por el resto de los actores económicos. En pocas palabras, ponen en marcha la economía.

Cuando ese impulso llega al último eslabón se denomina economía floreciente. El último eslabón está representado por las personas aportando su capacidad de trabajo y consumo. Si usted tiene trabajo, estará dentro del sistema. Los grandes inversores no ponen en marcha a la economía por altruismo o beneficencia. Solo invierten cuando advierten oportunidades de negocios. No es un tema de voluntad o sentimientos, es de oportunidad.

Durante una crisis económica los gobiernos están urgidos de encontrar soluciones. Esa urgencia y su propia necesidad de supervivencia política les deja en situación vulnerable. Es entonces que aceptan planes e inversiones con altos riesgos ambientales. ¿Por esto, son perversos nuestros gobernantes? ¿Actúan de mala fe? No lo sabemos, pero si podemos afirmar que sus actos y consecuencias contrarían diametralmente sus propias palabras.

La metodología Brasil

Durante el gobierno del ex presidente Lula Da Silva (enero 2003 – diciembre 2010), se lograron notables avances en la erradicación del hambre estructural en Brasil a través del Plan Hambre Cero. En un período de aproximadamente diez años, período Da Silva – Rousseff, ingresaron al mercado interno brasileño alrededor de 24 millones de personas. Al mismo tiempo, se dispuso de millones de hectáreas de selva para incrementar la producción agropecuaria y se autorizó el ingreso de semillas transgénicas. En paralelo, se producía una brutal devastación de áreas naturales con masiva pérdida de biodiversidad y severa afectación del medio ambiente. ¿Existe alguna relación entre estos tres hechos?, veamos.

Portada Hambre Cero
Portada Hambre Cero

El territorio de la Amazonia brasileña cubre 508,8 millones de hectáreas distribuidas entre los estados de Acre, amapá, Amazonas, Mato Grosso, Pará, Rondonia, Roraima, Tocantins y parte de Maranhao. A poco de asumir Lula Da Silva, el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA) tomó bajo su administración 105,8 millones de hectáreas de la Amazonia con finalidad de poner en marcha un ambicioso plan de expansión de la producción agropecuaria y crear trabajo rural. De ese total, quedaron sin asignación 67,4 millones de hectáreas que fueron ocupadas de manera ilegal desatando conflictos, estafas y decenas de asesinatos.

Entre agosto de 2003 y agosto de 2004, se perdieron más de 2,6 millones de hectáreas debido a la ocupación y desmonte de selva según las estimaciones oficiales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil. Es una superficie equivalente a 128 ciudades de Buenos Aires. El promedio anual de superficie desmontada hasta ese momento era levemente inferior, 2,3 millones de hectáreas. Se presentaba la paradoja que bajo un gobierno que asumió con el compromiso de frenar la deforestación, en su primer año se batía el récord de superficie devastada. El Partido Verde consideró que la inacción del gobierno ante la avanzada de los grandes terratenientes lo había posibilitado y se apartó de la coalición de gobierno.

Datos de siembra
Datos de siembra

Casi la mitad de la deforestación de ese año, 1,2 millones de hectáreas, se produjo en el estado de Mato Grosso donde solo se había autorizado arrasar una superficie de 0,4 millones. El gobernador del estado era Blairo Maggi, considerado el rey de la soja. En una interesante entrevista para Soybean Digest del 1 de marzo de 2003, define, “Mi programa electoral se basó en la necesidad de mantener el desarrollo económico en Mato Grosso (…) Como gobernador, mi objetivo principal es triplicar la producción agrícola de Mato Grosso en 10 años, y desarrollar la agroindustria con el fin de agregar valor a la producción”. (SIC) Ante la afirmación del periodista, “Brasil está a la espera de una decisión judicial para levantar la prohibición de la siembra de la soja Roundup Ready. Hasta entonces, la siembra de cultivos transgénicos sigue siendo ilegal en Brasil”, Maggi responde, los agricultores brasileños deben tener libertad para plantar soja biotecnológica porque nuestros productores aumentarán su competitividad“.

Datos de siembra
Datos de siembra

Blairo Maggi era uno de los más entusiastas sostenedores de la candidatura y presidencia de Lula Da Silva. Más tarde, el 26 de septiembre de 2003, sus aspiraciones fueron satisfechas mediante una medida temporal que permitió la siembra y comercialización de soja modificada genéticamente. Cabe mencionar que los dos pilares sobre los que se asienta el extraordinario desarrollo sojero son semilla transgénica y apertura de nuevas tierras, ambos estuvieron disponibles a partir del año 2003.

Tiempo después, el 10 de febrero de 2009, se promulgó la Medida Provisoria con fuerza de ley Nº 458 que disponía la legalización de las ocupaciones ilegales de tierras en la región amazónica. Mediante este instrumento legal, y bajo la publicitada consigna de dar tierra a los pequeños productores, se transfería sin licitación hasta 1.500 hectáreas por titular de aquellas 64,7 millones de hectáreas que fueron ocupadas ilegalmente. Entre otros aspectos, la ley especificaba que la propiedad podía ser transferida luego de tres años. Las críticas a la MP 458 expresaban que era afín a los grandes inversores y terratenientes que disponían de miles de testaferros para apropiarse de esa gigantesca superficie. Su aprobación final como ley determinó que la ministra de medio ambiente Marina Silva renunciara con severas críticas por la permisividad del gobierno ante los grandes inversores y terratenientes. Ese aporte de tierras nuevas sumadas al área productiva de Brasil era equivalente al doble de la superficie total cultivada en Argentina. Poco después, Brasil se posicionó en el cuarto lugar de países productores exportadores luego de Estados Unidos, Ucrania y Rusia. Las empresas Monsanto, Cargill, Archer Daniels Midland (ADM) y Bunge instalaron sus bases e infraestructura ampliando su influencia en Brasil y adueñándose de todo lo relacionado con la soja. La gran expansión sojera y económica estaba en marcha. Hasta aquí los hechos*.

La secuencia o patrón repetitivo que llamó nuestra atención es el siguiente: Gobierno con significativo apoyo que manifiesta acciones razonables en cuanto a medio ambiente y preservación de la naturaleza – continúa con el mismo discurso pero hace todo lo contrario – restringe el acceso a la información, oculta, tergiversa o desvía la atención – se acusa a los opositores de enemigos del progreso – pierde apoyos – firma acuerdos secretos o con clausulas secretas – se permite e impulsa la explotación intensiva de recursos naturales y paisajísticos minimizando los efectos sobre el medio ambiente – justifica su accionar con objetivos loables y de plena aceptación como el Plan Hambre Cero, fuentes de trabajo dignas, desarrollo local, infraestructura, etc.

Por lo tanto, inferimos que las razones de por qué la mayor devastación de la selva amazónica se realizó bajo un gobierno que anunciaba el fin de los desmontes, estaría en la necesidad de obtener cuantiosos fondos que permitieran el éxito de los planes de inclusión social y calidad de vida para millones de personas. Repetimos que es un logro notable, pero no se justifica tamaña devastación sin la debida información pública y consulta a la sociedad. Brasil aún hoy no sabe si cedió más del 20% de selva a cambio de una mejor calidad de vida o si solo fue un negocio más de los grandes capitales donde la mayoría quedó al margen. Por otra parte, versiones sin debido respaldo, afirman que la expansión sojera en Brasil estaba previamente acordada entre los grandes inversores y empresas del establishment y solo se cumplió el compromiso acordado. En ambos casos la “metodología Brasil” se ajusta perfectamente. En esta última versión, puede interpretarse que el éxito de la inclusión social sería apenas una consecuencia independiente del acuerdo. Un buen producto del ordenamiento económico gracias a la abundancia de recursos monetarios producidos por la soja.

Émulos fallidos

Las anunciadas mega represas y gigantesco proyecto de fracking en Patagonia, mega minería de hierro y puerto de aguas profundas en Uruguay o la gigantesca expansión sojera en toda la región, nos ofrecen varios ejemplos de la aplicación de la “metodología Brasil”, aunque fallidos. Los acuerdos que las sustentan son muy beneficiosos para los inversores, comprometen seriamente los recursos naturales, y en todos los casos, existirían acuerdos o clausulas secretas.

Represas en Patagonia

Las poblaciones distribuidas en la Patagonia necesitan, entre otras muchas cosas, energía y agua. Se enuncia que las megas represas proyectadas sobre el río Santa Cruz serían capaces de abastecer a esas poblaciones y aledañas de ambos elementos de forma barata y abundante. Sin embargo, la extraordinaria magnitud de esos proyectos exceden largamente esas necesidades durante todo el siglo. Se afirma que también contribuirían con grandes cantidades de energía al sistema interconectado nacional. Sin embargo, antes y durante la construcción de las anteriores represas en la región se dijo lo mismo, y hoy no hay muchas personas que aseveren recibir agua y energía de manera barata y abundante. Consulte en los alrededores de Itaipú.

Surge un nuevo dato que podría contribuir a comprender el verdadero cometido de las mega represas. En la región se vienen instalando grandes proyectos extractivos, principalmente mineros y petroleros. Son emprendimientos con una característica en común; consumir grandes cantidades de agua y energía. Se ha podido conocer que en sus contratos y acuerdos mencionan la provisión por parte del Estado de esos dos vitales elementos. Se presume, que el volumen proyectado de generación de energía y provisión de agua de las represas, estaría directamente relacionado con esas necesidades. Un indicio es que el reservorio de agua tendría una superficie de 40.000 hectáreas. Las poblaciones de Comandante Luis Piedrabuena y El Calafate suman ambas unos 33.000 habitantes.

Actualmente estamos reuniendo información sobre el tema. Inquieta que la instalación de esas mega represas producirá, además de grandes cantidades de energía y agua potable, una dramática modificación en el clima regional que no está siquiera previsto y mucho menos estudiado. Los efectos de esa intervención en la naturaleza recién serían visibles y comprobables a unos 10 o 20 años después de la puesta en marcha de las represas. Para entonces, no habrá responsables para ser juzgados. Resulta inconcebible que no haya informe de impacto ambiental (EIA) oficial para una obra de tal magnitud. Tampoco existen EIA independientes, por lo que sabemos no se han permitido. No se ha podido determinar si existe algún plan para las poblaciones cercanas al embalse y si se autorizarán nuevos asentamientos y sus características. Existe la presunción que la severa afectación del flujo y ciclo del agua del Lago Argentino y río Santa Cruz, podrían afectar al Glaciar Perito Moreno. Aquí queda también expuesta la “metodología Brasil”, con sus daños pero sin beneficios. Planes no muy claros, ocultamiento de información, inversiones mega millonarias y una segura y severa afectación de naturaleza y biodiversidad. No incluimos los episodios de presunta corrupción y sobreprecios para favorecer la comprensión del tema.

Minería y PAP en Uruguay

En Uruguay se unen dos mega proyectos, extracción de hierro y puerto de aguas profundas. La extracción de hierro a través de mega minería a cielo abierto se realizaría en varias zonas del país con epicentro en Valentines, al este del país. El puerto estaría situado en la costa de Rocha, quizás el sector de costa más hermoso y con gran capacidad de generar recursos a través del turismo. Ya hemos trabajado con profundidad en el tema minería de hierro, pero actualmente estamos reuniendo información sobre el puerto de aguas profundas. En ambos casos, estos emprendimientos responden a la “metodología Brasil”, grandes proyectos que afectan seriamente la naturaleza y ambiente regional, grandes inversiones y promesas de vida venturosa para el futuro y un inusitado impulso estatal y privado.

A diferencia de los anteriores casos, aquí si existe un EIA pero parcial y realizado por la empresa. Es decir, no se tiene nada. Incluso a sido cuestionado por organismos oficiales por su vaguedad y parcialidad. En el caso de la explotación minera no queda claro, y cada vez oscurece más, el tema de la utilización del agua, contaminación ambiental y afectación de la biodiversidad y áreas productivas. Todo aparece amañado, enredado y muy poco claro. Tanto las autoridades nacionales como los inversores directos se niegan a tratar el tema con amplitud negando o vedando información. La sensación basada en experiencias similares en la región, más la opinión de estudiosos y expertos da cuenta que la instalación de tal obra será traumática para la economía rural y el medio ambiente de la región.

El puerto está asociado al proyecto anterior. La salida del mineral de hierro requiere de un puerto con características especiales. Lo más económico para los inversores es que el puerto esté muy cerca de la explotación. El lugar elegido es La Angostura, en la costa de Rocha y a pocos kilómetros de la frontera con Brasil. Existen varios proyectos con 20 a 30 años de antigüedad que promovían la instalación de un puerto de aguas profundas en Uruguay. Lo situaban en varios puntos de la costa, desde Punta del Este hasta el Chuy. Entre sus fundamentos principales se mencionaban los temas estratégicos, el abaratamiento de los costos de fletes y la concentración de la salida de la producción de Paraguay, Bolivia, Argentina, Uruguay y sur de Brasil. En nuestra investigación preliminar encontramos que el Puerto de Montevideo tiene capacidad de expansión para dar servicios a grandes volúmenes de mercaderías. También, que los puertos fluviales, con el dragado y obras suficientes, complementarían esa capacidad. Luego, supimos que tanto Paraguay como Bolivia tienen sus objetivos exportadores en el Pacífico. Que Argentina tiene dos PAP con capacidad ociosa más tres grandes puertos a pocos kilómetros de Rocha, entre ellos Buenos Aires, y que muy difícilmente cederían a Uruguay la salida de sus exportaciones. Similar es el caso de Brasil.

Se intenta mostrar que los anuncios de inversiones millonarias en el PAP por parte de Rusia y China estarían dando curso a su viabilidad. Sin embargo, el interés de esas supuestas mega inversiones es solo para realizar el negocio de la infraestructura portuaria, caminera y comunicaciones que deberá pagar el Estado nacional junto con la planta de generación de energía eléctrica para abastecer a la explotación minera. Un detalle adicional es que el comercio bilateral entre los países de la región y China, ha sido y es netamente favorable a este último. China está llevando a cabo un plan para disminuir sus costos de flete con la fabricación de súper cargueros. ¿Adivine usted qué necesitan esos súper cargueros?, puertos de aguas profundas. Quizás, el puerto de aguas profundas serviría más para el ingreso masivo de mercaderías de origen asiático con un costo de flete mucho menor. Las industrias locales de parabienes. Otra vez la secuencia de grandes planes, inversores, afectación de la naturaleza y el medio ambiente a cambio de promesas de dudoso cumplimiento.

Expansión de monocultivos

El acelerado crecimiento económico de China necesitaba, además de minerales y otros recursos, proteínas para alimentar a su población. La soja es la base para producir allí proteínas animales. La ecuación es sencilla, importar proteínas animales, carne, es varias veces más costoso que importar soja a granel. Además, la soja llega a China sin valor agregado pero la carne requiere de industrialización. Para hacerlo más sencillo, importar un barco de soja es mucho menos costoso que un barco de cerdos. Junto a la expansión económica china comenzó el gran negocio de sembrar y exportar soja a granel para la región.

Hemos dicho que la gran expansión de la soja necesitaba de dos grandes componentes, semillas transgénicas que posibilitara mayor eficacia, mejor sanidad y más alto volumen de cosecha, más nuevas tierras donde cultivar. ¿Le recuerda al proceso en Brasil?. Es así que en la región se abrieron las puertas a las semillas transgénicas y paralelamente al arrasamiento de bosques, montes naturales y otras áreas pasibles de cultivar soja. La consigna es conseguir, acaparar y utilizar nuevas tierras minimizando el costo ecológico. Los gobiernos regionales, enceguecidos por la oportunidad de rápidos y multimillonarios ingresos por impuestos y gravámenes, dijeron que si a todo lo que le era propuesto. Argentina se sostuvo durante la última década gracias al aporte extraordinario y multimillonario de la expansión sojera. Lamentablemente, en este caso, no hubo nada que festejar. Los ingresos se esfumaron junto con el humo de los desmontes y hoy estamos como al comienzo.

La morosidad de los gobiernos en proteger el monte nativo, las selvas y obviar las consecuencias de la falta de rotación de cultivos, contaminación por agroquímicos y otros aspectos negativos de la soja tiene allí su explicación. Un solo ejemplo, en la provincia argentina de Salta se está llevando a cabo un brutal desmonte similar al de la selva amazónica. La ley de bosques tardó una eternidad en aprobarse, años. Otros tantos años están haciendo falta para su efectiva aplicación, mientras tanto las topadoras se comen la provincia. Tanto el gobierno provincial como el nacional, miran para otro lado. Por último, la expansión sojera se queda con las mejores tierras para el cultivo desplazando a las otras actividades agropecuarias a zonas menos favorecidas pero muy ricas desde el punto ecológico y biodiversidad. El monte chaqueño más los humedales entrerrianos y correntinos están recibiendo a la ganadería desplazada de esas zonas. El impacto es brutal y está dejando al borde de la desaparición a diversas especies de flora y fauna que la han habitado desde siempre.

También debemos sumar a las enormes plantaciones de álamos y eucaliptus que corroen tierras y aguas antes dedicadas a otras labores agropecuarias, para ahora abastecer la producción de pasteras desde los ríos de Brasil y Paraguay llegando hasta las costas de Uruguay y Argentina. El acelerado crecimiento de estos árboles, eso los hace tan productivos, necesita de toneladas de agua. Los árboles la toman desde las napas disminuyendo la cantidad y calidad para otras labores y el consumo humano.

Estamos en default

Indudablemente estamos en default. Default económico y ambiental. La crisis que golpea a los países de la región es el ámbito propicio para el advenimiento de grandes inversiones y explotaciones de recursos naturales sin el debido beneficio para las sociedades. La necesidad de los gobiernos de salir con la mayor presteza posible de la crisis los hace vulnerables. Resulta patético ver al presidente José Mujica de Uruguay denigrando a quienes cuestionan a la mega minería de hierro o al pavoroso e innecesario puerto en las costa de Rocha. Es lógico, le han prometido cuantiosas inversiones y aportes en impuestos. Tales proyectos adolecen de contradicciones, inexactitudes y ocultamiento de datos comprometedores y lo de las inversiones no está muy claro aún. Es comprensible su actitud de captar inversiones pero injustificable la herencia de destrucción ambiental que intenta dejar. Resulta sorprendente escuchar a políticos defender con énfasis las inversiones forestales y de pasteras, aún cuando ha quedado suficientemente demostrado que no generan empleo digno para miles de personas ni ingresos fabulosos por impuestos, tal como lo habían anunciado.

También resulta patética la arrogancia de la presidente Cristina Fernández de Argentina, firmando acuerdos secretos con mega empresas que han dejado un tendal de daños ambientales en Latinoamérica y negando la protección a glaciares, montes nativos y áreas en delicado equilibrio ecológico. Niega también la contaminación, la probable modificación del medio ambiente de sus mega represas en Patagonia y los daños ecológicos de la gran minería y extracción de carbón y petróleo. Todo se hace por dinero, incluso la destrucción irresponsable.

Nótese un solo detalle, el auge de las rápidas riquezas personales en la región y el “galgueo” que se ha hecho endémico para la gran mayoría de los habitantes de nuestros países. Entonces, dígame si vale la pena perder lo poco que aún nos queda a cambio de dos monedas.

Documentos consultados

Presidência da República. Casa Civil. Subchefia para Assuntos Jurídicos. MEDIDA PROVISÓRIA Nº 458, DE 10 DE FEVEREIRO DE 2009.

Greenpeace: Maggi, el barón de soja, también es el rey de la deforestación.

Greenpeace: carta abierta de Marina Silva a Lula.

Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura FAO

Banco Mundial

Revista Corn and soybean Digest

INPE Monitoramento do Desmatamento da Amazônia por Satélite / 2008

DESTAQUES Acciones y programas del Gobierno Federal del Brasil / 2010

DESTAQUES Acciones y programas del Gobierno Federal del Brasil / 2013

La increíble desaparición de la Amazonia ¿Pero aumenta o disminuye la tasa de deforestación? Tim Hirsch

Amazonía bajo presión / 2013. Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG).

Manejo del boom de la soya: Dos escenarios sobre la expansión de la producción de la soya en América del Sur. Comisionado por WWF Junio de 2004 – Jan Maarten Dros – AID Environment.

Ministerio del Medio Ambiente Secretaría de Biodiversidad y Bosques Departamento de Áreas Protegidas Informe Nacional sobre Áreas Protegidas de Brasil / 2007.

Devorando la Amazonia. Informe publicado por Greenpeace Internacional en Holanda 2006.

P ROGRAMA DE CATASTRO DE T IERRAS Y REGULARIZACIÓN FUNDIARIA DEL B RASIL

(BR-0392) PROPUESTA DE PRÉSTAMO – Banco Interamericano de Desarrollo 2005.

INCRA Publicação Especial do Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária No 02 Pesquisa confirma que reforma agrária é instrumento de combate à pobreza / 2010

Programa Hambre Cero Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s