La cobardía del ambientalista


2124478w620
Represa en Santa Cruz. Foto La Nación.

En lugar de talar tres árboles que sean dos, por favor. La hipotética frase resume la labor y resultados de los esfuerzos ambientalistas. No importa si son grandes organizaciones no gubernamentales, grupos de vecinos o tres amigos conmovidos ante la depredación, el resultado siempre es el mismo. El Día Mundial del Medio Ambiente es propicio para escuchar el inoperante coro plañidero.

Demasiado verde

Las plañideras, o lloronas, eran mujeres convocadas para llorar y lamentar en los entierros. Aún subsiste esa costumbre en regiones del norte argentino. La mayoría de las veces, esas mujeres no conocen al difunto o apenas lo han visto a alguna vez. Se sabe que en algunos casos les han pagado por sus servicios aunque la mayoría acude por la simple razón de querer estar en el centro del acontecimiento. Algo así como el activismo verde actual. Existen muchos y muy buenos científicos, especialistas, estudiosos y activistas ambientales pero se han mostrado incapaces de frenar la depredación. Plantean la posibilidad de un futuro promisorio si colaboramos en sus acciones olvidando que para arribar a ese futuro hacen falta dos cosas; mucho tiempo y que el planeta resista.

Mientras proclaman el noble objetivo de contribuir a un mundo mejor, sustentable y equilibrado ecológicamente a su costado pasan vertiginosos los cambios dramáticos en la superficie del planeta. Entonces asisten al prematuro entierro cual plañideras.

La clorofila está de moda

El verde es moda. Queda bien ser verde. A tal punto que los gobiernos se han sumado a la ola verde. Algo así como violadores dando cursos de educación sexual en colegios, patético. Políticos enarbolando banderas a sabiendas que no las van a honrar y hábiles captadores de fondos, donaciones y subsidios encolumnados detrás de ellos. Otra vez patético. Las cumbres ambientales mundiales semejan a cumpleaños infantiles organizados por pedófilos. Convocan a todos los niños (científicos y ambientalistas) y les regalan caramelos (declaraciones de buena voluntad y especialmente fondos), el resto es historia conocida. Lo triste es comprobar rostros felices en esos niños.

Y por casa como andamos

Nada debe sorprendernos. A principios del año pasado expresábamos que el ambiente y clima regional sería depredado. La razón era simple, el nuevo gobierno se encontraría sin dinero y apelaría al clásico recursos de todos los gobiernos que es extraer dinero de la naturaleza. Si en los 12 años del régimen anterior se asistió al paroxismo de la depredación, en los años que siguen la tendencia va a continuar. No es un detalle que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable mantenga la línea de inoperancia de sus anteriores. Pusieron al frente a la persona más obediente y callada de la coalición. El resultado es deplorable, el medio ambiente y la naturaleza regional en severo riesgo pero puesto en manos de maestras jardineras. Por el dinero chino se accede a continuar el mayor daño a la naturaleza del extremo sur del continente; las represas en Santa Cruz. Por privilegiar acuerdos parlamentarios se mira para otro lado en la deforestación del noroeste y norte del país. Por la necesidad de recaudar mucho y pronto se deja hacer a la expansión del monocultivo. Por el mismo motivo se alienta a la minería en gran escala, la pesca depredadora y un sinnúmero de situaciones más.

La moneda está en el aire…

Lo dice Jorge Drexler en una de sus canciones. Todavía se puede hacer algo pero hay que calzarse las botas. En primer lugar dejar de pedir limosnas. El tema ambiental es demasiado serio y preocupante como para arreglarnos con monedas, como hasta hoy. Propongo invertir la gestión; diagramar y administrar los ecosistemas regulando qué áreas pueden ser abiertas al uso humano y en cuales acotar esa actividad. Proponerlas, conversar, presionar, actuar. La prioridad será la preservación del ecosistema natural y no las migajas de los terrenitos que nos dejan proteger. Los asentamientos y actividades humanas dentro de las áreas a preservar tendrán planes de erradicación con fecha y lugar de radicación acordada posterior. Es difícil, lo sé. Quizás sea más sencillo seguir sembrando porotos en vasos reutilizados de yogur. Son lindas sí, a mí las plantitas ya me llegaron hasta el piso.

Walter Raymond

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s