Represas: monumentos a la brutalidad


represass

Represas: monumentos a la brutalidad

Walter Raymond, publicado en Refugios Naturales 19-08-2012

Los proyectos de las mega represas de Belo Monte en Brasil, Aysén de Chile y La Barrancosa – Cóndor Cliff de Argentina, estarían destinados a abastecer a la industria minera y los mega proyectos industriales antes que al ciudadano común.

Los gobiernos administran los recursos naturales con la misma delicadeza que tendría un elefante para desplazarse dentro de un bazar. Los actuales mega proyectos de represas en Brasil, Chile y Argentina pretenden obtener grandes volúmenes de energía eléctrica para abastecer las necesidades crecientes del consumo. Esos proyectos tienen un costo ambiental, social y humano demasiado alto y no queda claro quiénes se beneficiarían con su concreción.

Enancados en el discurso épico del desarrollo económico nos dicen, e intentan convencernos, que esas obras asegurarían la provisión de energía limpia y suficiente para el presente y el futuro de la Nación. Justifican el sacrificio de territorios, ecosistemas, biodiversidad y patrimonios culturales en pos de un hipotético progreso. Recordemos que la Campaña del Desierto también se realizó bajo la bandera del progreso. Sin embargo, su realidad fueron las matanzas de indígenas, violación de los Derechos Humanos y la apertura a la modificación y destrucción de ambientes naturales.

Las tumbas del progreso

La represa binacional sobre el Río Uruguay Salto Grande fue construida sobre un monumento natural, los Saltos Grandes del Río Uruguay. Hoy ese monumento yace bajo el cemento y el lago artificial de la represa. En el alto Río Iguazú existen cinco enormes represas y, al menos dos de ellas, fueron construidas aprovechando impresionantes monumentos naturales como altas cascadas o profundos cañones de roca. Itaipú, la mega represa binacional en territorio paraguayo, fue construida afirmando que ese enorme destrozo ambiental, cultural y climático regional sería la solución para toda la demanda energética del futuro. Hoy se afirma lo mismo para las nuevas represas.

Belo Monte

La Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) informa que la proyectada represa hidroeléctrica de Belo Monte en el corazón de la Amazonia, inundará más de 50.600 hectáreas de bosques, tierras agrícolas y, al menos, 20.000 personas serán desplazadas. La biodiversidad regional desaparecerá y la espesa vegetación se pudrirá bajo las aguas del lago artificial liberando cantidades masivas de gases de efecto invernadero durante años.

Las represas llegan con carreteras, poblaciones, marginalidad, desmontes, enfermedades y las diversas brutalidades del consumo. Las tribus habituadas a un estilo de vida natural no podrán soportar la invasión y desaparecerán. La historia da suficiente testimonio de estas matanzas modernas. A pesar de ello no es el único mega proyecto hidroeléctrico en la selva amazónica, la represa del Río Tapajós tiene previsto inundar 1.368 kilómetros cuadrados de bosque virgen y existen al menos otros dos estudios similares.

Aysén

La proyectada represa en territorio chileno cubriría 5.910 hectáreas de bosques. La característica de la región es similar a la de los lagos cordilleranos del lado argentino. Sería como construir una represa en un parque nacional. Elefantes dentro de un bazar.

La Barrancosa – Cóndor Cliff

El Instituto Argentino de la Energía General Mosconi, en su documento “Propuesta para el sector hidroeléctrico de la República Argentina 2012 – 2023”, se muestra a favor del proyecto que instalaría dos represas sobre el Río Santa Cruz. Sin embargo, señala que la decisión de construir represas trae aparejados impactos ambientales adversos y que el futuro de estas grandes obras está actualmente muy cuestionado. Advierte luego, que es un proyecto inmaduro que requiere de una profundización de estudios previos. Las represas sobre el Río Santa Cruz cubrirían unas 47.000 hectáreas en dos espejos de agua. Resulta llamativa la prioridad dada a este emprendimiento. Figuraba en el puesto 23 en el orden de prioridades para generar energía. Sin embargo, repentinas urgencias han generado varias denuncias de corrupción. Carece de informes ambientales independientes y no estaría clara su factibilidad.

También resulta llamativo el hecho que la represa esté situada muy cerca de las explotaciones mineras en gran escala que se están instalando en la Patagonia. Es sabido que ese tipo de empresas requieren de grandes cantidades de dos elementos; agua y energía. Las frías aguas del Río Santa Cruz ¿bajan turbias?

Cabe preguntarse qué estaremos haciendo mal para necesitar tanta energía. Nos quieren hacer creer que cada vez que encendemos una lamparilla estamos inundando un bosque, matando fauna y flora y condenando a muerte a miles de aborígenes. ¿Será cierto qué dejar prendida una lamparilla te convierte en un asesino?

Cuadro de situación: energía, consumo y negocios

¿Somos los ciudadanos los culpables de tanto derroche? Veamos. El 45,7% de la energía eléctrica producida en Brasil la consume la industria y solo el 25% es consumido por los hogares. Chile destina el 67,7% de la energía eléctrica a la industria y apenas el 16,5% a consumo residencial. Argentina el 42,8% a la industria y el 30,4% a los hogares. Estos datos pertenecen a la Agencia Internacional de Energía (IEA) y corresponden al año 2009, último en publicarse.

La mitad del consumo de energía de la industria chilena pertenece a empresas mineras, entre tres de ellas consumen un 27 a 35% del total. La matriz energética chilena está constituida en un 36% por hidroelectricidad, 30% carbón, 20% gas y diésel 12%. Datos publicados por el Sistema Económico de Despacho de Cargas – Sistema Interconectado Central (SEDEC- SIC) de Chile. Surge entonces la duda sobre si la construcción de las cuatro centrales sobre los ríos Baker y Pascua del proyecto Aysén, estaría en realidad respondiendo a las necesidades de abastecimiento de las empresas mineras y no para que el ciudadano chileno tenga iluminación. La industria minera ha tenido un desarrollo notable en Chile y tiene ambiciosos planes de expansión. Embalses y represas es igual a grandes cantidades de agua y energía eléctrica.

Los datos de la Empresa de Pesquisa Energética (EPE) de Brasil para el año 2010, fijan en 43,2 el consumo de la industria y 25,8% el residencial. El consumo residencial se ha incrementado en el período 2006 – 2010 en casi un 25% debido a la incorporación de millones de personas al consumo.

Entonces, ¿derrochan la energía los nuevos consumidores brasileños? En parte sí, pero no son los responsables de los proyectos hidroeléctricos en la Amazonia.

Algunos estrategas creyeron que la incorporación de millones de personas a una vida digna significaba solamente el acceso a los modernos electrodomésticos de alto consumo. Allí está el crecimiento del consumo residencial, sin embargo, y pese a ello, la mayor parte del consumo de energía brasileño continúa siendo por parte de la industria.

En el Informe Quinquenal del Sector Eléctrico 2006 – 2010 que elabora la Secretaría de Energía – Dirección Nacional de Prospectiva de Argentina se señala que en el año 2010 el consumo residencial alcanzó un 34,36%, creciendo aproximadamente un 5% en el período. La industria consumió un 35,49% con un declive para el mismo período del 6% más o menos. (Nota: La diferencia con las mediciones de la IEA es que el informe de la Secretaría de Energía desagrega varias actividades. Si las incluyéramos estaríamos en un 42 – 43% para la industria. Ver página 69 del citado Informe.) La generación de energía en Argentina durante el año 2011 estuvo integrada por un 63% de generación térmica basada en combustibles fósiles, 31,9% hidráulica y 5,1% nuclear según la Síntesis del Mercado Eléctrico Mayorista de ese año publicado por la Comisión Nacional de Energía Atómica.

A pesar que las autoridades insisten en que es usted quien encendiendo una lamparilla los obliga a emprender estos mega proyectos, hemos visto que no es así. Habría que plantearse la eficiencia energética de las industrias y si algunos proyectos de mega explotación extractiva resultarían viables si incluyéramos en su costo operativo el uso intensivo del agua, la energía y el desastre ambiental.

Los enemigos del progreso

Todo aquel que contradiga los discursos oficiales, en general, es considerado un enemigo del progreso. Y eso es lo más respetuoso que hemos escuchado. Es habitual que se utilice el modo peyorativo al señalarlos como ambientalistas, ecologistas y agentes del imperio, entre otros calificativos. ¿Será por eso que nunca se realiza una consulta pública sobre este tipo de emprendimientos?

Existe la posibilidad que el jefe de la tribu Kayapo, que lloró cuando le informaron que la represa de Belo Monte inundaría las tierras de sus antepasados, sea un agente imperial contrario al progreso nacional. Al igual que quienes se esfuerzan en demostrar con argumentos sólidos el daño ambiental, social y cultural de estos emprendimientos. También aquellos que proponen nuevas fuentes de generación de energía sin destruir el entorno. ¿Alguna vez ha escuchado hablar del desarrollo sustentable? Parece ser que es lo que necesitamos.

Alternativas para la generación de energía

Está demostrado que las represas generan un fuerte impacto negativo en el ambiente. Entonces ¿cómo generamos energía limpia y suficiente para cubrir nuestras necesidades? Existen sistemas alternativos, variados, en pequeña y mediana escala que igualarían, en su conjunto, la potencia energética de las grandes represas. Es cierto que habría que dejar de lado la centralización del manejo de la energía, la fijación de tarifas, realización de obras y una serie de ventajas de las que no participa la población pero las paga.

La naturaleza es el recurso de más bajo costo con que cuentan los Estados para llevar a cabo sus planes. Confiados se están devorando las selvas, praderas, ríos y montes detrás del elusivo progreso que casi nadie ha visto. ¿Y después qué sigue?

Entrevista realizada al especialista en recursos hídricos Héctor Dalmau:

Anuncios

Un comentario en “Represas: monumentos a la brutalidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s